Tonto's Expanding Head Band "Zero Time" (Embryo Records, 1971)

Miguel Salcedo pilota su propia nave analógica bajo el alias de Terminal, y es nuestro primer invitado a este "algo" que hemos decidido llamar GuestViews, donde nuestros amigos hablan de discos que los han sorprendido en situaciones inesperadas (o incluso desesperadas). Por cierto, aquí podéis ver como se las arregla Terminal en directo y aquí escuchar algunos de sus tracks.

Siempre me gustó el prolijo espacio del salón del piso de Jorge. El tocadiscos ocupa el lugar que tendría el altar en una iglesia o la TV Ultra HD en algún hogar de profusa prole. La escasez de accesorios decorativos deja que el sonido se expanda y que llegue con más facilidad a todos los rincones del espacio en el que me encuentro, hundido en el sofá, cerveza en mano y apabullado por esos sonidos tan familiares pero estructurados, ordenados y disparados de manera que tengo que interrumpir la facundia de mi anfitrión para hacer la pregunta: "¿Pero que coño has puesto?"

-Vamos a jugar

-No, no voy a adivinar por que me va a explotar la cabeza...

-Vamos !

-Bueno...pero pásame otra lata...

-Stevie Wonder los adoraba y usó su descomunal sintetizador para que sonara en algunos de sus discos como "Innervisions", pero también Quincy Jones o tu adorado Gil Scott-Heron entre muchos otros, y tienes el póster de una película en tu casa donde aparece un tipo con un disfraz lunático, tocando el susodicho artefacto.

Esa inquietante figura que adorna una pared de mi piso aparece tocando un sintetizador en medio de lo que parece ser la cabina de una nave espacial. No tan lejos de serlo, ese ser extraño aparece al mando de T.O.N.T.O (The Original New Timbral Orchestra) o el descomunal sintetizador creado por Malcolm Cecil con la finalidad de ser el primer sintetizador polifónico analógico multitímbrico más grande del mundo. Malcolm y el propietario del mastodóntico invento, Robert Margouleff, sacaron a la luz en 1971 Zero Time de la Tonto's Expanding Head Band.

Corte tras corte del álbum no dejo de pensar en lo fácil que hubiera sido caer en los clásicos discos que recreaban los standards de la época con los espectaculares Moog...esperpentos como Country Moog, Moog plays Abba o Exotic Moog...aquí no es el caso. Tras un inicio muy soundtrack Cybernaut ya me envuelve y me dispara fuera de este jodido planeta...Pero la oscuridad se cierne sobre T.O.N.T.O y con Jetsex me doy cuenta de que esto es un asunto serio. La luz al final del túnel de Tymewhys vuelve a desaparecer con Aurora en lo que seria el descenso a un planeta claramente hostil solo observandolo como desde la escotilla del C-57D de Forbidden Planet.

Tormenta eléctrica y vacío espacial. Riversong es el encuentro cercano. Esa extraña voz vocorizada, aunque aparentemente amistosa, trata de explicarnos que el sendero de Zero Time puede ser hermoso por momentos pero que nada es lo que parece en las entrañas de este disco. Como esas películas de final abierto, donde no sabes si el único sobreviviente del desastre mira la Tierra desde el espacio con la mirada extraviada y confusa por la conmoción de perder a toda la tripulación o porque no sabe si su planeta sigue siendo el mismo, Tama es una melodía triste y desesperanzadora, es casi una letanía de que al menos algo este bien.

- No me va bien el WIFI

- ¿ Como que no ?

- Quiero ver cuanto cuesta en Discogs.

- Deja el puto móvil...Vamos a ponerlo otra vez.

- Bueno...pero pásame otra lata.

Llego a casa de mañana y me detengo a contemplar el póster algo tambaleante ..."Phantom of the Paradise" de Brian de Palma. Y pensar que siempre estuviste ahí, TONTO.